3/10/09

Como agua para chocolate


Cuando Tita sintio sobre sus hombros la ardiente mirada de Pedro,comprendio perfectamente lo que debe sentir la masa de un buñuuelo al entrar en contacto con el aceite hirviendo.Era tan real la sensacion de calor que le invadia,que ante el temor de que como un buñuelo empezara brotar burbujas por todo el cuerpo,el vientre, el corazon,bajo la mirada y trato de huir.


4 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué buena esta película! Terribles costumbres. Y la hermana que luego se va con los revolucionarios es genial. :-)

carmensabes dijo...

Una delicia recordar uno de lo libros que siempre me emocionan...

Un abrazo

Odel dijo...

Si realmente es una delicia de pelicula,y el libro genial

FugaZ dijo...

Creo que de las muchísimas metáforas que hay en el libro, esta es una de las que nos da a manos llenas la descripción de un instante.

Y desde luego, es de las pocas veces que una versión cinematográfica es tan cercana a la literaria. Me gustaron ambas.