31/8/10

Juventud



La juventud no es una época de la vida; es un estado mental. No consiste en tener mejillas sonrosadas, labios rojos y piernas ágiles. Es cuestión de voluntad; implica una cualidad de la imaginación, un vigor de las emociones, es la frescura de las profundas fuentes de la vida. Juventud; es el predominio temporalmente del arrojo sobre la pusilanimidad de los apetitos, del ímpetu aventurero sobre el apego a la comodidad.
Esta actitud a menudo se encuentra más en un hombre de 60 años que en un muchacho de 20 años. Nadie envejece meramente por el número de años que ha cumplido.
Envejecemos cuando desertamos de nuestros ideales. Los años pueden arrugar la piel pero cuando se renuncia al entusiasmo, le salen arrugas al alma. Las preocupaciones, el temor, la falta de confianza en uno mismo, encogen el corazón y aniquilan el espíritu. Lo mismo a los 60 años que a los 216, en todo corazón humano palpitan el ansia por lo maravilloso, el constante apetito como de niño por lo que ha de venir y la alegría inherente al juego de la vida. En el centro del corazón - del tuyo y del mío - existe una estación de radio. Mientras recibas mensajes de belleza, esperanza, alegría, valor y fuerza, tanto de los hombres como del infinito seguirás siendo joven.
Cuando se abatan tus antenas, cuando las nieves del cinismo y el hielo del pesimismo cubran tu espíritu, entonces si habrás envejecido aunque sólo tengas 20 años. Pero mientras tus antenas sigan en alto, dispuestas a captar las ondas del optimismo hay esperanza de que mueras joven, aún cuando seas un octogenario.
Samuel Ullman

4 comentarios:

Mayte ✿ܓ dijo...

En mi familia se dice que somos longevos emocionales ;)

Bikiño!

Odel dijo...

Pues que suerte Mayte,disfrutalo

Find ME dijo...

I don't know how to say in Spanish..
just happen to be here, and the photo you show in the page stopped me. It's great to have a smile in a day and the pic. you pick generate that smile. Thank you for sharing!

இலை Bohemia இலை dijo...

Nuestra verdadera edad es la edad que tenemos en el alma...

Que envidia me da la señora de la foto...yo nunca he logrado levantar la pierna así...