27/9/10

El Estanque




Tras la muerte de aquella vieja dama ,cada domingo iba yo a la ribera de un estanque de lotos en las afueras de Hanoi, donde siempre habia dos o tres mujeres de espalda arqueada de manos temblorosas ,que, sentadas en el fondo de una barca redonda, se dessplazaban por el agua con la ayuda de una pertiga para colocar hojas de té dentro de las flores de loto abiertas. Regresaban al dia siguiente para recogerlas, una a una, antes de que los petalos se marchitasen, despues de que las hojas aprisionadas hubieran absorbido durante la noche el perfume de los pistilos. Me decian que cadaa hoja de té conservaba asi el alma de aquellas efimeras flores

Ru-Kim Thúy
Imagen:Odel

1 comentario:

Sneyder dijo...

Una leyenda preciosa llena de delicadeza y encanto.

Un beso