19/10/10

Tierra de la soledad


Con el tiempo los cuerpos se acostumbran
a caminar completamente solos
sobre la tierra de la soledad.
Las vagas sensaciones, los recuerdos
de los lugares en los que encontramos
a alguien con quien hablar, a alguien que escuche
nuestras palabras mientras cae la tarde,
se van borrando lentamente, como
huellas que el viento apaga y desordena.
Y el eco tibio del antiguo encuentro
no persiste en la voz, en el lenguaje
con que aprendimos a nombrar las cosas.
Sólo queda la noche. Y nos perdemos
en el largo silencio de las calles
vacías. Y al llegar la madrugada
sentimos frío y respiramos muerte.


Eloy Sanchez Rosillo

Imagen:Joe Jones

2 comentarios:

SUREANDO dijo...

Tremendo poema, tengo pavor que llegue algún día esa soledad a mi vida.

Qué tengas una feliz semana.

Odel dijo...

A nadie le gusta la soledad, a menos que sea elegida pero en momentos especificos, pero al final si no queda mas remedio se acostumbra uno