22/9/13

Vejez



La piel , el pelo los dedos de los viejos son como esa prenda que nos gustaria conservar para siempre,a la que dispensamos tantos cuidados para que no acabe desgarrandose. Sin embargo sabemos que pronto no podremos besar e esos seres humanos de movimientos vacilantes,delicados y por eso los besos que les damos y los que recibimos de ellos en cada ceremonia del reencuentro o el adiós se cargan de una emoción que aguza nuestros sentidos,porque deseamos con todas nuestras fuerzas guardar todo lo suyo,la sonrisa,o el parpadeo mas insignificante,las palabras, las caricias,el calor, el olor.

 Aromas-Philippe Claudel

2 comentarios:

Capitán Smith dijo...

Creo que la piel se arruga como envolviendo el calor y el tacto de otros seres a los que añoramos y queremos.Maravillosa entrada. Besos

mientrasleo dijo...

Precioso fragmento, además es un libro que me encantó
Besos