6/6/15

Una mujer sabe


Una mujer sabe de escalofríos,
de noches silenciosas que arrugan el alma
y vuelven de algodón, las esquinas de una alcoba solitaria y húmeda.
Una mujer, sabe cuando debe de callar las caricias
que se agolpan en las manos
y mientras, duerme los sentires , así, suave-mente
¡cómo sabe una mujer!
Una mujer despierta en la noche y siente frío;
está sudando la piel, (añeja de memorias y olvidos)
pero siente el frío de quien conoce el destino de los sueños.
Una mujer, jamás dirá que ha soñado,
se limitará a sonreír y en esa sonrisa
tal vez, logre acompañar a la quimera del deseo cumplido
y deje, al fin,
de acariciar mañanas solitarias y noches pueriles.
Una mujer no ignora cuando debe de permitir a los labios que derramen las palabras olvidadas.
Mientras,
-esa mujer-
seguirá muriendo
porque sabe que debe morir y no teme al cancerbero de la niebla
que acuna los susurros de la nana de vida.
Pero no dirá nunca que está amando porque esa mujer conoce, los desencantos y el miedo del mundo;
del mundo que se sabe enamorado de esa mujer.
Una Mujer sabe que debe esperar cuando ha visto una mirada.
¡Lo sabe!

Juana Corsina

2 comentarios:

Carmen Forján dijo...

Bonita entrada, Odel!!
Besines,

Odel dijo...

Para ti Carmen, me alegro te guste