26/9/15

Tal como eras


Hoy entré al café de donde te llevaron
Entré a tomar un café
y a recordarte.
 Yo que en ciudades ajenas
he creído verte tantas veces
yo que he corrido tras de alguien que se volvía
hablando otro idioma
yo que he querido dormir interminablemente
para volver a soñar con vos
para volver a creer que estabas viva.

Yo hoy tuve terror de que vinieras
seis años después
a contarme que todo da igual
o que ahora un tipo te mantiene
o que la culpa fue nuestra.
Terror de que vinieras a decirme
como tantos
lo de la pobre loba, ya muerta, que fue la juventud.
 No sé cómo ni por qué
vivo
y vivo en esta ciudad
desde la que vos buscabas las ventanas adonde diera el
sol
en esta ciudad llena de carteles que mienten
de gente que habla de otra cosa
o se lo cree
en esta ciudad que cree que el sol se tapa con la mano.

Yo sigo buscando tus ventanas
y hoy entré al café adonde no vendrías
a tomar un café
sólo por recordarte, tal como eras.
Marta Vasallo

1 comentario:

Carmen Forján dijo...

Qué preciosidad, Odel. Recordar tal como éramos es a veces mejor que ver en qué nos hemos convertido... ¡Precioso!
Besos,