11/11/15

Los desorientados


De aquellas manos aferradas empezaba a nacer el deseo del abrazo. Pero las miradas aún se rehuían y los dos acechaban el instante en que el otro pronunciase las palabras sensatas que acabarían con la tentación


Los Desorientados -Amin Maalouf