10/11/11

Esta mujer y yo




Esta mujer y yo, que sumamos un siglo,

nos unimos en el beso original

bajo un desnudo encino,

sobre un lecho de hierba,

mientras la luz del sol se abre paso entre las ramas

como un ave que se acerca al nido.

Esta mujer y yo,

sobre la arena suave,

a la sombra de una roca sin pecado,


damos un giro a nuestros cuerpos

humedecidos en una sola voluntad.

Aunque en verdad esta mujer y yo

estamos en un lecho conocido,

imaginando, amando,

y en el momento exacto

nuestros cuerpos irradian una luz

que se escurre como el sol entre las hojas

o una gota en la piedra

y el manantial de la vida brota nuevamente

en estos dos cuerpos que reúnen un siglo

pero no han olvidado el origen del mundo.


Eduardo Langagne

Imagen:Erhard Lobrein

3 comentarios:

Remei dijo...

Cuanta belleza y sentimiento...
Que arte!
Mil besos.
Gracias por este momento.

Beatriz dijo...

Bello, sin más

Odel dijo...

Si a mi gusto y me emociono mucho cuando la descubrí