17/5/12

Recuerdos





A veces, los recuerdos se parecen a algunos objetos, aparentemente inútiles, por los que se siente un confuso apego. Sin saber muy bien por qué razón, no nos decidimos a tirarlos y acaban amontonándose al fondo de ese cajón que evitamos abrir, como si allí fuéramos a encontrar alguna cosa que no se desea, o incluso se teme vagamente.


Paraiso Inhabitado-Ana Mª Matute

3 comentarios:

Rebeca dijo...

Es precioso este fragmento Odel, me encantó...y es verdad que guardamos hasta una servilleta compartida que puede tener más valor que cualquier cosa en nuestro hogar, sin embargo los recuerdos sobreviven en nuestra alma, tanto buenos como pésimos. Lo ideal sería hacer un triaje con ellos y formar un cielo cuando dejas caer tu cabeza en la almohada para seguir soñando.

Un abrazo

Rebeca

Remei dijo...

Que sería de nuestra vida sin los recuerdos?
Vivir de ellos es peligroso, pero balancearte en alguno de vez en cuando es un regalo...
Me encantó la fotografía.
Abrazos.

Odel dijo...

Si a veces es bonito recordar, pero no quedarse anclado en ellos para siempre