11/11/13

Muerte en Venecia



 “Nada hay más extraño ni más delicado que la relación entre personas que solo se conocen de vista, que se encuentran y se observan cada día, a todas horas y, no obstante, se ven obligados, ya sea por convencionalismo social o por capricho propio, a fingir una indiferente extrañeza y a no intercambiar saludo ni palabra alguna. Entre ellas va surgiendo una curiosidad sobreexcitada e inquieta, la histeria resultante de una necesidad de conocimiento y comunicación insatisfecha y anormalmente reprimida, y, sobre todo, una especie de tenso respeto. Pues el hombre ama y respeta al hombre mientras no se halle en condiciones de juzgarlo, y el deseo vehemente es el resultado de un conocimiento imperfecto”

Tomas Mann
Imagen:Maynard Owen Willians

2 comentarios:

Carmen Forján dijo...

La últimas frases me han encantado. Encierran una gran verdad .
Un abrazo,

Odel dijo...

Es un libro que leí hace muchísimo tiempo en una época muy depre y me encanta , quizás tendría que releerlo otra vez par a ver si me impacto tanto como antes