8/11/13

“Tú crees en el ron del café,"


Tú crees en el ron del café, en los presagios,
y crees en el juego;
yo no creo más que en tus ojos azulados.
Tú crees en los cuentos de hadas, en los días
nefastos y en los sueños;
yo creo solamente en tus bellas mentiras.
Tú crees en un vago y quimérico Dios,
o en un santo especial,
y, para curar males, en alguna oración.
Mas yo creo en las horas azules y rosadas
que tú a mí me procuras
y en voluptuosidades de hermosas noches blancas.
Y tan profunda es mi fe
y tanto eres para mí,
que en todo lo que yo creo
solo vivo para ti.

Paul Verlaine

Imagen: Kees Van Dongen

2 comentarios:

Alguien más dijo...

Preciosa declaración de amor y fe en un amor eterno.
Saludos odel

Carmen Forján dijo...

Lo importante finalmente es creer...
Besos,