21/2/11

Carta de Maruca a Pablo Neruda



En una carta inédita en España que pertenece a la Fundación Neruda,Maruca (como conocían a María Antonieta) le pide a Pablo de forma insistente el dinero que necesita para sobrevivir. Este es, sin duda, un valioso aporte para comprender cómo era la relación del matrimonio después de su separación:

Mi querido chancho (“Mi dear Pig” en el original):
Es realmente imperdonable tu negligencia hacia nosotras, especialmente para tu bebé. Hoy 18 del mes no he recibido tu dinero. El 1º de este mes tuve que pagar los gastos de alojamiento de Malva Marina por el mes de octubre. Con mi salario sólo pude pagar una parte de ello. Qué vergüenza realmente. Ellos son tan buenas personas... Nunca encontraré gente tan buena otra vez. Malva es muy apegada a ellos... ella ha progresado mucho mentalmente. Ahora ni siquiera puedo ir a verla porque no tengo un centavo. Mi último dinero será gastado en enviar esta carta.
[...] La última vez me mandaste sólo $68 en vez de $70. Espero que puedas agregar los 2 a los próximos $70 y me envíes $72. Por favor, envíame el dinero lo antes posible [...].
[...] Debemos estar muy agradecidos hacia estas personas donde ella está, así es que por favor cumple tus deberes de padre [...].
Bueno, chancho, querido, envíame pronto el dinero por favor [...].
Malvita envía muchos besos a su papi y yo también,
Tu chancha (“your Pig” en el original)
”.

El caso de Malva Marina, que nació el 18 de agosto de 1934 en Madrid y que a los pocos días evidenció ser víctima de hidrocefalia, es uno de los más oscuros y penosos de la vida del poeta. Cuando Malva tenía dos años, Neruda la dejó con su madre y ambas se fueron a Holanda. Desde entonces la niña, a quien García Lorca dedicó un poema, fue un capítulo que quiso cerrar para siempre:Neruda, en cambio, guardó silencio sobre la pequeña y no la menciona en sus memorias. Hay un poema terrible, eso sí, que se llama Enfermedades en mi Casa y termina de esta manera: "Por una sonrisa que no crece, por una boca dulce,/ por unos dedos que el rosal quisiera/ escribo este poema que sólo es un lamento,/ solamente un lamento"
No asistió a su funeral -en plena Guerra Mundial, cabe decir- ni volvió a hablar de ella, al menos en forma pública, tras su muerte, ocurrida el 2 de marzo de 1943.Malva Marina murió finalmente a los ocho años de edad el 2 de marzo de 1943. A los pocos días, desde el consulado de Chile en Berna, la señora Neruda avisa de que su hija ha fallecido y que desea reunirse con su marido a la mayor brevedad posible. Ese encuentro no se hizo realidad.Neruda calló para siempre esta desgracia y nunca le rindió un homenaje a su hija.

3 comentarios:

Ofelia dijo...

Quizás sublimando, por esa época él estaba en París luchando por otras causas perdidas.
Un abrazo***

Odel dijo...

No se Ofelia pero es tener muy poca sensibilidad, sus poesías trasmiten otra cosa

Llum Sánchez P. dijo...

Realmente lamentable que alguien capaz de expresar con sus palabras tanta belleza negara los medios de subsistencia a su propia hija. Qué contradictorios somos los seres humanos.